-

> Editorial El País 4 de Septiembre de 2016




COMUNICADO SOBRE
EL PACTO PP CON CIUDADANOS

 

El pacto PP con Ciudadanos, un acuerdo “trampa”, sin recorrido

Recientemente, el Partido Popular (PP) y ciudadanos (y C´s) han escenificado un acuerdo de investidura (que podría desembocar en acuerdo de legislatura), con la mirada puesta en el PSOE. La presión y acusaciones de todo tipo a Pedro Sánchez son de tal calado que revelan la debilidad e inconsistencia del mismo. Tanto la fecha de investidura y el candidato a la misma no dejan de ser una “trampa” que debemos denunciar:

1) La pérdida de tiempo empleada por Rajoy, desde que fuera elegido como cabeza de lista del PP el pasado 26J (53 días), hasta anunciar su presentación a la investidura  el próximo 29 de agosto, demuestra una frivolidad política que contradice la continua llamada que ellos mismo hacen para resolver los “urgentes problemas” que tiene España. Sin haber cambiado las circunstancias, durante más de siete semanas  se ha hecho gala de un escandaloso uso de los medios, ante la necesidad que tiene el PP de ir tapando las noticias sobre su estructural corrupción, culminada el día de ayer con el levantamiento de una parte del sumario instruido del caso Taula, que compromete al PP de la Comunidad Valenciana.

2) Desde el respeto a su autónoma decisión, no entendemos el papel contradictorio de C´s apoyando la candidatura de Rajoy/PP. Si, como han hecho gala hasta el momento, nacieron para “regenerar” nuestro sistema político, con esta trascendental decisión vienen a “apuntalarlo”. ¿Qué política anticorrupción cabe pactar con un Partido corrupto?. No sólo se fortalecerá la presencia en la vida política de un PP corrupto, prolongando su agonía y evitando su regeneración, sino que se reeditará la  austeridad con recortes  y políticas antisociales que llevarán más sacrificios y sufrimientos a la mayoría de ciudadanos y ciudadanas. La actitud de C´s no es centrismo, no es derecha moderna, es puro protagonismo tacticista, ya que, en línea con la “cultura política europea”, un partido como el PP estaría ya disuelto, ilegalizado y con muchos de  sus dirigentes encarcelados y embargados sus bienes personales. En este contexto,

3) Manifestamos, sin equívocos, nuestro apoyo al NO a la investidura de Rajoy, expresado por Pedro Sánchez, la CEF del PSOE y su Grupo Parlamentario. Contra todo pronóstico, Pedro Sánchez ha mantenido una posición firme y coherente, a pesar de todas las presiones internas y externas (especialmente mediáticas con editoriales insólitas por parte de un periódico “independiente” como El País), siendo coherente con la decisión del Comité Federal y con el sentir de la mayoría de afiliados/as y votantes.

4). La fecha elegida para, en el caso de no llegarse a un acuerdo de investidura, celebrar nuevas elecciones el día de Navidad, se presenta como una “nueva maldad” más de quienes nacieron y se emplearon en la política como “profesión” más que como vocación de servicio público. Estas prácticas políticas debemos denunciarlas y erradicarlas, apostando por una nueva “cultura política” basada en la coherencia ética, la transparencia y la defensa de los intereses de la mayoría de las personas.

5) Foro 26J, entiende que, ante el momento de emergencia política y social  que vivimos es necesaria una “agenda o Plan de Choque” (con las “20  medidas urgentes” de UGT y CCOO) que dé respuestas a los graves problemas de desempleo, precariedad, pobreza, desigualdad… que vivimos, revirtiendo las políticas antisociales del PP con políticas de progreso y de regeneración económica y política. Esta “agenda alternativa” a la del PP y C´s debería ser consensuada entre el PSOE y los Partidos que apuestan por políticas regeneracionistas y de progreso, recabando el mayor apoyo y consenso social. Al tiempo que para ir fraguando una alternativa programática y de Gobierno que, a partir del 3 de septiembre, tras el fracaso de quienes secuestran  la democracia y el progreso,  recupere y reconcilie la confianza de la ciudadanía en la política y de un nuevo impulso de esperanza a nuestro país.

   Madrid, 19 Agosto de 2016

¡BASTA YA!

Este país necesita otras políticas
La izquierda merece otros líderes


Habría que evitar unas nuevas elecciones, pero no vale un acuerdo a cualquier precio. Seguimos apostando por uno de Progreso, que venga a dar solución a los males que nos aquejan, con dignidad y decencia.


¡BASTA YA!

Este país necesita otras políticas
La izquierda merece otros líderes

Millones de familias españolas en paro y a las puertas de la pobreza. Decenas de miles de jóvenes obligados a emigrar. Problemas territoriales de calado sin resolver. Intolerables casos de corrupción y comportamientos inmorales en la vida política. Ausencia de mecanismos suficientes de transparencia y de sistemas de control y participación ciudadana. Políticas de ajuste severo y continuidad en el descuadre de las cuentas públicas con alarmante crecimiento exponencial de la deuda pública. Exigencia por parte de la Unión Europea de nuevas medidas austericidas que contrastan con el inquietante estado del sistema de pensiones y de la tesorería de la Seguridad Social. Poder financiero sin regulación. Órganos constitucionales de control, como el Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial o el Tribunal de Cuentas politizados. Empobrecimiento de las clases medias y de la población más humilde, injusto reparto de sacrificios frente a la crisis. Y ante este crudo escenario, los políticos españoles de los partidos mayoritarios haciendo manifiesta dejación de su función esencial y de espaldas a la realidad.

Un PP deslegitimado para el ejercicio del gobierno por la multiplicidad de causas abiertas contra sus miembros y la propia organización por supuestas prácticas corruptas. Con un Presidente, del partido y del Gobierno, pretendiendo no sólo eludir cualquier responsabilidad por ello, sino repetir como líder de un gobierno que debiera haber abandonado si en este país la decencia política existiera. Un PP y un gobierno que se permiten, por boca de su vicepresidenta, decir: “antes que la coherencia jurídica está la coherencia política y personal”, olvidando que España es un Estado de Derecho.

Un PSOE perdido, incapaz de ilusionar a millones de ciudadanos que soportan tantos sacrificios, cuya solución planteada ha sido sumarse al mismo mantra de las otras fuerzas políticas: “la culpa es de los demás”, para no afrontar la realidad, mermado y atrapado su liderazgo en una maraña de poderes fácticos internos. Adornado con un discurso incoherente y sin relación con su peso como segunda fuerza política, que muestra a una organización más preocupada en ser adelantada por su emergente rival que en convencer a la ciudadanía de sus propuestas con hechos. Un partido más centrado en no perder que en ganar, renunciando a la gobernanza.

Unidos Podemos, que olvida su originaria idea de transformación radical por una oposición acomodaticia. Que ha envejecido con celeridad, acabando en más de lo mismo. Nuevas caras que no aspiran a un cambio real sino a quitar a los que están para ser la nueva élite gobernante. Así, parecen empeñados en seguir despilfarrando apoyos sociales e, instalados igualmente en la impotencia del bucle, piden a los demás que tomen una iniciativa sin que ellos den pasos: facilitar acuerdos para una iniciativa de cambio real que la ciudadanía espera como agua de mayo.

Ciudadanos, ejemplo de la vaguedad y con el discurso cada vez más vacío, la nada como ideario y la venta de sus escaños al mejor postor como única oferta. Un día defiende la pluralidad y el progreso, mientras al siguiente, girando, pretende otorgar sus votos al continuismo más rancio. Ha renunciado a la regeneración y a la lucha contra la corrupción, mostrando las premisas que en el fondo subyacen en quienes están detrás de su inspiración.

En consecuencia, una clase política que se muestra ser incapaz de dialogar, de negociar y de oír a la ciudadanía, que tan necesaria anda de ser escuchada, para poder cerrar un gran acuerdo de Gobierno de Progreso, acorde con la mayoría social salida de las urnas del 20D y del 26J.

En tanto, Mariano Rajoy, Presidente en funciones, se niega a dar un paso atrás y se retrata como ejemplo del miedo visceral a la exposición pública y a la asunción de responsabilidad. Enmascara su propósito de perpetuarse, sin cambio alguno, en sus políticas ni realiza concesiones al resto de partidos, en una apuesta interesada que contraviene la Constitución: negarse a presentarse a la investidura si no consigue de antemano apoyos para gobernar, a sabiendas de que una repetición electoral aumentaría la abstención en el hastiado e indignado cuerpo electoral de la izquierda que soporta el esperpento del bloqueo de su representación política estéril mente enfrentada.

Asistiendo a esta ceremonia de la confusión que conduce al descrédito democrático, la ciudadanía perpleja observa cada vez más la consumación de su divorcio con la clase política, siente la impunidad y la irresponsabilidad de quienes se suponen sus representantes, escucha sus mentiras y ve cómo incumplen los compromisos electorales. En consecuencia, desconfía cada vez más del sistema institucional para solucionar los graves problemas cotidianos que le acucian, dejando de creer en las bondades de la democracia, convirtiéndose en el objetivo perfecto del populismo demagógico, o de algo peor.

En este sentido, nos indigna la debilidad y la falta de calidad democrática de nuestras instituciones políticas y de sus gobiernos, incapaces de garantizar la justicia social, la igualdad y la aplicación de un reparto equilibrado de abnegaciones a la hora de afrontar con más legitimidad la crisis.

El fortalecimiento de nuestro sistema democrático requiere medidas consensuadas en el Parlamento para regenerar la actividad política, que necesariamente pasan por prevenir, perseguir y castigar la corrupción, el fraude y la evasión fiscal, hacer transparente la financiación de los partidos, reformar el sistema electoral, apuntalar y reforzar la sanidad pública, renovar el sistema educativo, investigar y depurar la mala gestión de las entidades financieras, afrontar la crisis con actitudes de diálogo hacia los movimientos y agentes sociales, y profundizar en una democracia más participativa, transparente y de más calidad.  Y eso solo puede hacerlo un Gobierno de Progreso sin la presencia de Rajoy ni del PP.

No tenemos en el Parlamento a quien eleve la voz de quienes hacemos una reflexión crítica, libre de ataduras, de quienes pensamos que la crisis de la política exige un nuevo marco de relaciones y de compromisos entre los partidos y la ciudadanía. Una nueva Cultura Política que nos conduzca a reformas normativas de calado en favor del fortalecimiento de la democracia tanto en la sociedad como en el interior de los partidos.

No encontramos en los partidos mayoritarios los líderes idóneos que encabecen nuestra necesidad colectiva de vincular el ejercicio de la política a la honestidad, la ética, la transparencia, la eficiencia, la ilusión, y la reivindicación contundente de la sujeción a la legalidad.

No entendemos tampoco cómo una sociedad que aparentemente dijo basta, no reacciona ante la incapacidad de unas políticas y de una clase política que además de no solucionar sus problemas, le crea otros nuevos. Se echa de menos una mayor exigencia pública ante una supuesta élite que está demostrando con creces su mediocridad.

Habría que evitar unas nuevas elecciones, pero no vale un acuerdo a cualquier precio. Seguimos apostando por uno de Progreso, que venga a dar solución a los males que nos aquejan, con dignidad y decencia.

¡Basta ya de tanto desatino! Reconozcan con humildad sus errores desde el 20D hasta aquí y rectifiquen 180º su rumbo, para volver a recuperar la confianza del cuerpo electoral.

Y, si no son capaces de hacerlo, que se vayan y dejen paso a ot@s que puedan hacerlo.

29 de julio de 2016

@foro26J

Foro26J@gmail.com


Por un acuerdo de Partido Socialista Obrero Español,
Unidos Podemos y Ciudadanos

Manifiesto
Por un
#GobiernoDeProgreso #PSOE/UP/Cs

-

 

-

 


Aunque el PP ha resultado el partido más votado, el 26J la mayoría votamos por un cambio de gobierno y de políticas. 

Sólo las tres primeras fuerzas que con diferente signo político recibieron una gran parte de esos apoyos, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, suponen 13,6 millones de votos, casi el doble de los obtenidos por el PP, y 188 escaños. Esto demuestra que en la sociedad española son mayoría quienes exigen cambio y regeneración democrática, y que la suma de escaños que la representa en el Congreso es muy amplia.

Estas segundas elecciones son otra oportunidad para acometer los cambios que la ciudadanía exige, y no debe ser desaprovechada. Hay que llevar adelante la voluntad claramente expresada en las urnas y alcanzar un acuerdo que permita un gobierno progresista.

No debemos permitir cuatro años más de un gobierno del PP que ha traído el empobrecimiento y el incremento de las desigualdades; el retroceso en importantes conquistas sociales; la pérdida de libertades que ya dábamos por consolidadas; el avance de la corrupción y la degeneración de la democracia.

Necesitamos otro gobierno que revierta los recortes, defienda la sanidad y la educación pública, los derechos laborales, la cultura, la ciencia y el medioambiente, que proteja a los autónomos, ayude a las pymes y cree empleo. Necesitamos otras políticas que acaben con la desigualdad, castiguen ejemplarmente la corrupción y pongan fin al deterioro democrático.

Las tres fuerzas con mayor representación parlamentaria que han abogado por el cambio, pueden y deben sentarse a dialogar para acordar unos mínimos que satisfagan las demandas ciudadanas, formando un gobierno que represente la voluntad de la mayoría social, adoptando la forma que consideren, y abriendo la posibilidad de recibir apoyos de otras fuerzas parlamentarias.

No pueden dejar pasar esta segunda oportunidad que significa una opción concreta de progreso. Y que evitaría cuatro años más de continuidad del gobierno que ha sido responsable de los mayores recortes de la historia de la democracia. Una gran parte del electorado ha rechazado la continuidad del PP y ha logrado con su voto una mayoría parlamentaria que puede cambiar el rumbo del país. Estamos, por tanto, ante una oportunidad que sólo depende de la voluntad política.

Estas son razones suficientes para poner los intereses del país y del conjunto de la ciudadanía por delante de intereses de cualquier otra índole. No hacerlo significaría ir en contra de lo manifestado ya en dos ocasiones en las urnas.

Por todo ello, los y las abajo firmantes, provenientes de los más diversos ámbitos profesionales, de variada adscripción ideológica y de distintas culturas políticas, y por encima del grado de acuerdo programático con estas formaciones, llamamos a PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, a hacer los esfuerzos necesarios para conseguir un nuevo gobierno que ponga fin a los recortes, inicie un proceso de regeneración democrática y responda a las necesidades sociales más urgentes.

Y llamamos a todos los ciudadanos y ciudadanas a unirse a esta exigencia democrática en todos los rincones del país.

http://gobiernodeprogreso.es/




En los medios


ESTADÍSTICAS
clocks for websitecontadores web

Multiforo.eu es una web personal con fines no lucrativos
Editado por
Víctor Arrogante
contacto: varrogante arroba multiforo punto eu
Navegador Chrome